martes, 10 de mayo de 2011

La crueldad del aborto.

Historia del aborto
El aborto ha sido una práctica, que ha sido controversial desde que se tiene registro; su definición, la legislación y moral relacionadas con esta práctica ha cambiado de acuerdo al lugar y la cultura.
La etimología de la palabra aborto es de origen latino y se deriva de dos palabras: ab, que quiere decir privación y ortus que quiere decir nacimiento (5)
En la Edad Media el término aborto se pierde y surgen otros términos; por ejemplo en Inglaterra surge el término miscarriage que quiere decir: mal parto. Este término es utilizado posteriormente para referirse a las expulsiones ocurridas en el segundo trimestre del embarazo, y el término aborto resurge, a principios del siglo XX para las expulsiones precoces. (6)
Han existido grandes cambios en las técnicas para realizar el aborto; como primera referencia conocida sobre algún abortivo se encuentra un trabajo chino (2737-2696 a.c.), que perteneció al emperador Shen-Nang y se consideraba como una recetas en la que se empleaba Mercurio. Posteriormente hacia el 1550 a. C. se encuentran referencias en El papiro de Ebers donde se describe métodos para inducir el aborto. Hay escritos sobre los abortivo s empleados por los griegos; métodos como inyecciones intrauterinas y pesarios. En la Roma imperial muchos de los abortos eran efectuados mediante legrado y entonces como ahora, las complicaciones (perforación y sepsis) eran las responsables de la mayoría de las muertes. Además, se emplearon agentes orales y duchas con agua caliente. En épocas más modernas, existen revisiones acerca del aborto que demuestran que casi cada tribu poseía algún método para provocar el aborto, variando desde agentes orales y traumas abdominales, hasta la introducción de cuerpos extraños. (6)
A nivel de la discusión ética, religiosa y legal, el aborto se ha caracterizado por ser un tema que hasta la actualidad no ha podido encontrar un consenso, por ejemplo "en la India existía una facultad tácita en el aborto por cuanto no estaba penado por ley". (7)
Por otro lado vemos como según la legislación del imperio asirio medio en la antigua Mesopotamia condenaba a aquella mujer que perdiera el fruto de su útero por voluntad y existiendo pruebas de esto, a morir lapidada y su cuerpo no sería sepultado. (6)
Un punto intermedio fue alcanzado por los griegos. Filósofos tales como Aristóteles y Platón consideraban que el aborto era procedente cuando fuera excesivo el número de ciudadanos, cuando se realizara antes de la animación del feto y en una mujer que ya había completado el número de hijos deseado, Aristóteles por su parte lo recomendaba en una mujer mayor de 40 año (6) (7).
A pesar de las discusiones filosóficas, en Grecia, Solón y Licurgo decretaron leyes prohibiendo el aborto, a pesar de esta prohibición el aborto inducido, practicado por las comadronas, parece haber sido un procedimiento frecuente en esta época. (6)
Hipócrates en su juramento dice: "No dar a una mujer preñada, medicamento alguno que pueda hacerla abortar" (7) En este mismo período hay escritos que describen perfectamente el cuadro clínico de una paciente con aborto séptico, así como su tratamiento. En general, estos escritos describen el aborto criminal en términos algo despreocupados. (6)
En Roma como en la mayoría de los países de la antigüedad tuvieron en un principio un aborto permitido, se conocieron libros sobre tal tema escrito por Aspacia de Mileto, al inicio se consideró a los padres con poder sobre la vida y la muerte de sus hijos, y el padre podía colaborar con el aborto de la mujer; estos abortos fueron practicados libremente durante la roma imperial por comadronas, y en menor grado por los médicos, principalmente porque los médicos romanos libres se veían atados por el juramento Hipocrático. No fue sino hasta la decadencia del imperio en que el estado prohibió la práctica por el hecho de que el marido romano se veía privado de su descendencia por el aborto. (6) (7)
Escritores clásicos como Gellius, deploró la practica del aborto por mujeres que únicamente pretendían conservar su figura.
Ovidio mencionó una liga del aborto organizado por las mujeres romanas.
Con el advenimiento del cristianismo, fue generalizándose la actitud de que el aborto era un acto vergonzoso y que no debía tolerarse. Se dice que este modo de pensar pudo haberse basado en un deseo de aumentar rápidamente la población cristiana.
La última actitud que prevaleció es que si una mujer queda embarazada (por voluntad de Dios) nada debía hacerse independientemente de aspectos económicos o del peligro para la salud. Como consecuencia de tales creencias, llegó a desarrollarse la práctica del aborto criminal, la cual era totalmente desconocida en épocas anteriores.
La controversia filosófica de la antigua Grecia sobre el momento en que comienza a vivir el feto, es resuelto por los teólogos cristianos al decir que el feto posee un alma a partir del instante en que el óvulo es fecundado por el espermatozoide.
Entre el clero del medievo se resaltó aún más la naturaleza criminal del aborto inducido comparándolo con el asesinato. El grupo religioso de la orden de Jesús continúa aceptando el aborto pero fue censurado posteriormente por el Papa Inocencio XI.
En 1650 Guy Patin, decano de la facultad de Medicina de París, escribió sobre un grupo de aborteros que estaban encargados de destruir las irregularidades sexuales de la aristocracia francesa. En 1600 se cita la muerte de una madmoiselle de Guerchi como resultado de una infección consecutiva a un aborto, habiendo sido embarazada por el duque de Vitry; la comadrona fue torturada, encontrada culpable y colgada.
Así mismo las actitudes hacia el aborto varían en las distintas partes del mundo; las razones oscilan desde la vanidad y el miedo, hasta las consideraciones económicas más corrientes.
Aspectos médicos del embarazo en la pubertad
Medicina Legal de Costa Rica
versión impresa ISSN 1409-0015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada